Rocas menorquinas con encanto para darte un baño.

Hoy te traemos una pequeña lista de rocas menorquinas desde las que podrías darte un baño, como alternativa a las hermosas playas de la isla. Lugares de ensueño desde los que darte un chapuzón y tomar el sol para vivir todas las experiencias que ofrece el verano menorquín. No sólo se puede nadar en la playa, estos rincones rocosos llenos de encanto también merecen una visita durante tu estancia, ahí van algunas recomendaciones.

Ses Olles. Esta cala formada únicamente por rocas está en la costa sur de Menorca, pertenece al término municipal de San Luis, cerca de Binisafuller. Encontrarás unas plataformas en las rocas donde tumbarte junto al mar y lanzarte al agua (siempre con precaución al saltar). Además, si cuentas con unas gafas de buceo, es un lugar ideal para disfrutar viendo la vida submarina, pues suele haber muchísimo peces.

Sa Mesquida. Además de la opción de la playa, en Sa Mesquida encontrarás diversas rocas tanto a la entrada de la urbanización como al final de la playa. Desde ellas podrás darte un chapuzón y disfrutar del fondo marino, nuevamente muy recomendable llevar tus gafas de buceo.

Es Caló Blanc. Se encuentra junto a la carretera que va desde Binidalí hacia Binibeca, a su entrada encontrarás un parking de tierra por lo que su acceso en coche es ideal. Es un secreto bien guardado de la costa menorquina, se trata de un lugar precioso, aunque pequeñito. Para muchos es considerada la cala más bonita, aunque eso tendrás que juzgarlo por ti mismo. Esta cala cuenta con una pequeñísima playa de arena, pero también con múltiples zonas de roca desde las que entrar al agua cristalina.

Te dejamos tres joyas de la costa para que puedas vivir la magia de nadar desde las rocas de Menorca, esta experiencia seguro que ayudará a que tus vacaciones en la isla sean inolvidables.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *